Noticias

A pocos días de dejar su cargo, ¿Cómo ha sido el mandato del alcalde Bill de Blasio en NYC?

Bill de Blasio

A pocos días de dejar su cargo, ¿Cómo ha sido el mandato del alcalde Bill de Blasio en NYC?

Telemundo


Bill de Blasio empezó en la oficina de la Alcaldía de la Ciudad de Nueva York hace ocho años y prometió una remodelación liberal de la ciudad más grande del país que nivelaría profundas desigualdades y reformaría las prácticas policiales.

Tuvo algunos éxitos, al cumplir la promesa de ofrecer prekínder universal y al frenar la táctica policial de parar y registrar. Sin embargo, el legado de los dos mandatos de De Blasio también ha sido moldeado por relaciones tensas tanto con la policía como con los activistas de la reforma policial que lo impulsaron al cargo, la discordia pública con el exgobernador y otros errores recordados en titulares desgarradores.

Al cerrar los últimos días de su mandato como alcalde, de Blasio busca al parecer ser parte de una contienda por un cargo más alto y apuesta a que sus primeros logros y su conducción de la ciudad de 8.8 millones a través de la pandemia se queden con los neoyorquinos.

“Quiero que la gente recuerde que teníamos que luchar contra la desigualdad y lo hicimos. Y se puede hacer “, dijo de Blasio en una entrevista el martes con The Associated Press. “Pudimos hacer eso de maneras muy tangibles y reales. Creo que eso abre la puerta para mucho más en el futuro, y puede hacerse”.

El alcalde también reconoció que tenía una relación tensa con los medios de comunicación y cometió errores en el camino, algo en lo que dijo que ha estado reflexionando mucho últimamente mientras terminaba su tiempo en la oficina del alcalde.

“Creo que podría haberme comunicado mejor. Creo que podría haber entendido mejor lo que los medios debían hacer con sus trabajos”, dijo de Blasio. “Traté de hacer ajustes con el tiempo. Y es algo en lo que seguiré trabajando como servidor público”.

Él entrega oficialmente las riendas al alcalde electo Eric Adams, un demócrata y excapitán de la policía, el 1 de enero.

Los partidarios de De Blasio e incluso algunos críticos sugieren que sus logros no serán apreciados hasta que les dé a los neoyorquinos algo de espacio para extrañarlo.

“Creo que ha hecho algunas cosas que durarán por generaciones y son muy importantes y no serán apreciadas hasta que esté fuera del centro de atención, fuera de la oficina, durante algunos años”, dijo Sid Davidoff, un partidario de Bill de Blasio y asesor de varios exalcaldes.

Incluso el propio De Blasio cree que su legado tardará un tiempo en solidificarse. “Mucho de lo que estábamos haciendo no era solo por hoy. Era para mañana”, dijo.

GANANCIAS, ARREPENTIMIENTOS Y PASOS EN FALSOS

Después de ganar una elección en 2013, de Blasio se convirtió en el primer demócrata en dos décadas en ocupar el cargo de alcalde de la Ciudad de Nueva York, una metrópolis fuertemente demócrata que podría servir como laboratorio para políticas liberales, como el salario mínimo de $ 15 la hora que él impulsó y logró conseguir.

Su llegada marcó una desviación de los años de Michael Bloomberg, el exalcalde multimillonario que comenzó como republicano y terminó como independiente, que se jactaba de la ciudad como un producto de lujo y defendía el parar y registrar.

La agenda progresista y el mensaje populista de De Blasio fueron a veces eclipsados ​​por errores que deleitaron a los tabloides, como un paso en falso culinario días después de su primer mandato, cuando se comió una porción de pizza con cuchillo y tenedor.

Otros errores notables incluyeron llegar tarde a un monumento a las víctimas de un accidente aéreo y dejar caer una marmota durante la celebración del Día de la Marmota. La marmota murió una semana después.

El alcalde dijo que no le sorprendía que los medios de comunicación de la Ciudad de Nueva York fueran duros y que los titulares de los tabloides fueran “coloridos”, como una portada reciente del New York Post en la que fue retocado con Photoshop para aparecer como un Papá Noel con un sombrero de Fidel Castro debajo del titular “Santanista Claus”.

“Me sorprendió la intensa cobertura de algunas cosas que pensé que eran pequeñas en el esquema de las cosas, pero que consumían mucho tiempo y energía”, dijo.

De Blasio logró una victoria en su primer año al expandir el prekínder público a todos los niños de 4 años de la ciudad. Se basó en eso, al expandir el programa a más niños de 3 años con un plan para hacerlo universal para el otoño de 2023.

TENSIONES CON LA POLICÍA

El alcalde Bill de Blasio ha tenido una relación difícil con la Policía de la Ciudad de Nueva York. De Blasio comenzó su alcaldía prometiendo reformar las interacciones del departamento con el público y restringió la táctica del departamento de detener, interrogar y cachear en masa a la mayoría de personas negras e hispanas en la calle.

Su manejo del asesinato policial de Eric Garner en el verano de 2014 enfureció a los oficiales y a muchos de los defensores de la reforma policial que trabajaron para elegir a De Blasio.

Habló de manera crítica de los oficiales, pero en gran medida mantuvo a raya los castigos del departamento hasta que concluyó una extensa investigación federal de derechos civiles.

Más tarde ese año, cuando un pistolero perturbado enojado por los asesinatos policiales de hombres negros no identificados mató a tiros a dos oficiales del NYPD, el jefe del sindicato policial más grande de la ciudad dijo que el alcalde tenía “sangre en las manos” y los oficiales le dieron la espalda al alcalde cuando habló en los funerales de la policía.

L. Joy Williams, estratega política y presidenta de la NAACP de Brooklyn, dijo que De Blasio parecía abordar la confrontación con el NYPD “como una crisis política, más que como una crisis de la humanidad”.

Williams dijo que eso fue decepcionante y que la coalición de grupos que impulsaban la reforma policial y que ayudaron a la elección de De Blasio esperaban que fuera más duro contra los oficiales y el sindicato.

“Esperábamos eso de él, porque eso es lo que dijo que iba a hacer. Y él no lo hizo “, dijo.

De Blasio reconoció la tensión con algunos líderes sindicales policiales y algunos activistas de la reforma policial, diciendo que no está de acuerdo con todos ellos, pero cree que los neoyorquinos convencionales querían algo intermedio.

LO QUE SIGUE (Y LO QUE NO)

No fueron solo esos rincones de la ciudad los que tuvieron sus reparos con el alcalde.

Algunos neoyorquinos cuestionaron el enfoque de De Blasio en el trabajo cuando lanzó una confusa candidatura a la presidencia en 2019. Le dijo a AP que si bien la experiencia fue “difícil” e “improbable”, le hizo darse cuenta de que necesitaba comunicarse mejor con la gente.

Dijo que sus ambiciones presidenciales quedaron en el pasado. “No en mi tarjeta de baile”, bromeó.

De Blasio admite que luchó para abordar problemas insolubles como la falta de vivienda, que aumentó durante sus dos mandatos a pesar de que su administración cumplió con el objetivo de construir o preservar 200.000 unidades de vivienda asequible. Su último año se ha visto afectado por el lento cierre de la cárcel de la ciudad de Rikers Island, que ha estado plagada de una grave escasez de personal, muertes de prisioneros y violencia en medio de la pandemia. Ha habido 16 muertes este año en el sistema carcelario de la ciudad, la mayor cantidad desde 2013.

Cuando la Ciudad de Nueva York se convirtió en el epicentro de la pandemia, los intentos de De Blasio de manejar la respuesta fueron frecuentemente definidos por la contienda pública en curso con el entonces gobernador Andrew Cuomo, quien impulsó su tensa relación desde hace mucho tiempo al aplastar los planes de De Blasio para un refugio y cierres de escuelas.

Cuando Cuomo renunció en agosto en medio de acusaciones de que acosó sexualmente al menos a 11 mujeres, de Blasio tuvo más libertad en la respuesta de su ciudad. Implementó una serie de mandatos agresivos al requerir por ejemplo que todos los empleados públicos se vacunen. Las órdenes sobrevivieron en gran medida a los desafíos legales y aumentaron las tasas de vacunación de los policías, bomberos y otros trabajadores de la ciudad reacios, lo que llevó a De Blasio a extender los mandatos a los trabajadores del sector privado, el mandato de vacunación más amplio de cualquier estado o gran ciudad de los EE. UU.

Al igual que Cuomo, de Blasio tuvo sus propias reuniones informativas televisadas casi a diario durante la pandemia, pero tomaron un sabor de programa de variedades en los últimos meses, con De Blasio criticando los aderezos de piña en la pizza mientras explicaba la elección de clasificación y el canto con la leyenda de la música funk George Clinton.

Hasta ahora, De Blasio se ha mostrado tímido sobre sus planes futuros cuando se le preguntó si se postulará para gobernador. Igualmente vago es el camino del demócrata a la mansión del gobernador. La gobernadora Kathy Hochul ha estado acumulando fondos de campaña y apoyos demócratas, desde funcionarios del norte del estado hasta líderes en el corazón de Brooklyn, dejándolo para unir un electorado poco claro.

“Creo que he puesto muchas migas de pan en el camino”, dijo. “Voy a permanecer en el servicio público. En cuanto a la política electoral, daré una actualización muy, muy pronto“.

Publicado originalmente en A pocos días de dejar su cargo, ¿Cómo ha sido el mandato del alcalde Bill de Blasio en NYC?

Aaron Whitson

Aaron tiene más de 6 años de experiencia en la industria de las noticias en línea. Empezó como redactora de contenidos para varias organizaciones de noticias de todo el mundo, hasta que consiguió el puesto de editora en Investor Opinion. Lisa es licenciada en Ciencias Políticas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba