Negocios

Hechos, no cortinas de humo

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dedicado buena parte de su gobierno a señalar a quienes él considera “no han estado a la altura de las circunstancias”, y con dedo flamígero los expone al linchamiento público de un sector de la sociedad que pone por delante el fanatismo y el resentimiento social.

El presidente mismo ¿ha estado a la altura de las circunstancias?

Un sencillo análisis del desempeño presidencial en tres de los rubros que más preocupan a los mexicanos: salud, economía y seguridad, muestra que López Obrador no ha estado a la altura de las circunstancias que tanto juzga en otros personajes.

En el tema de la salud, dos hechos son irrefutables: el presidente deshizo un Seguro Popular que funcionaba razonablemente bien con la intención de instaurar un Instituto de Salud para el Bienestar que fracasó. El modelo del INSABI tronó en apenas dos años y ahora el gobierno pretende disfrazar el fracaso con la aparición del IMSS-Bienestar. En tanto, millones de mexicanos padecen la falta de medicamentos y de atención médica, de servicios de laboratorio y de gabinete, que ponen en riesgo tratamientos y la adecuada atención de padecimientos que requieren continuidad.

La escasez y el desabasto de medicamentos ha afectado principalmente a pacientes con cáncer. Si bien la falta de registros actualizados, confiables y completos impide medir las consecuencias del desabasto de medicamentos para atender el padecimiento, la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer, indica que cada año en promedio, fallecen entre dos mil 300 y dos mil 500 menores por esta enfermedad.

A ello hay que agregar el pésimo manejo de la pandemia de COVID-19 que ocasionó el fallecimiento, hasta ahora, de cerca de 500 mil mexicanos. Es claro que aún estamos muy lejos de tener un sistema de salud como el de Dinamarca, como prometió el presidente al dar a conocer el nacimiento del INSABI.

En el tema de la economía, de acuerdo con la organización “México cómo Vamos”, el PIB al cuarto trimestre de 2021, muestra que México tiene un nivel similar al del tercer trimestre de 2016, y que para alcanzar una recuperación de los ingresos promedio de los habitantes de México, se requiere un crecimiento económico que compense el crecimiento demográfico y las afectaciones por grupos de personas. “Actualmente nuestro PIB per cápita está en niveles de 2013, ¡8 años de retroceso!”, señala la organización civil. Además, indica que la economía mexicana aún no recupera sus niveles prepandemia y que el deterioro económico en el país inició en 2019, año en el que se registró un decrecimiento de 0.1%.

En materia de inseguridad, en recientes entregas resaltamos que en lo que va del sexenio se han rebasado los 120 mil homicidios dolosos, cifra registrada en los seis años del gobierno de Felipe Calderón. El presidente López Obrador ha optado por una política de brazos caídos ante la delincuencia organizada, que actúa a placer y sin resistencias.

En lo que va del sexenio, 151 periodistas y defensores de derechos humanos han sido asesinados. En su reporte “Agravios contra personas defensoras de derechos humanos y periodistas”, la Secretaría de Gobernación destacó, que hasta octubre de 2021, 47 comunicadores y 94 defensores de derechos humanos habían sido asesinados. Tan sólo en 2022, 11 periodistas han sido ultimados. La impunidad prevalece en más del 90% de los homicidios de periodistas y en el 99% en los de defensores de derechos humanos, de acuerdo con la misma Secretaría.

A la luz de los hechos, el gobierno de López Obrador no está a la altura de las circunstancias.

Publicado originalmente en Hechos, no cortinas de humo

Aaron Whitson

Aaron tiene más de 6 años de experiencia en la industria de las noticias en línea. Empezó como redactora de contenidos para varias organizaciones de noticias de todo el mundo, hasta que consiguió el puesto de editora en Investor Opinion. Lisa es licenciada en Ciencias Políticas.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba